Las Meigas es un establecimiento ligado a la atracción de polos opuestos. Nuestra razón de ser está marcada por la búsqueda constante de puentes de unión entre conceptos distantes. Nacemos de la unión de Galicia y Huelva, dos tierras lejanas que tienen, sin embargo, muchísimo en común. Nuestra cocina se impregna del culto al producto que ambas practican, de la riqueza de sus aguas y de sus montes. Respetamos la materia prima al máximo.

Abrimos nuestras puertas hace más de 40 años con el mantra de apostar por la calidad. Calidad extendida a todos los aspectos del servicio para conseguir un objetivo claro: el cliente es el protagonista. El cliente y el producto crean el eje sobre el que giramos, los mimamos.

En 2017, Las Meigas, en la búsqueda constante de servir lo mejor posible, se renueva tanto en fondo como en forma. Permaneciendo fieles al legado y a la filosofía heredada de nuestros fundadores, la segunda generación redefine el espacio para poder brindar un servicio perfecto al nuevo cliente. Por eso, y nuevamente recurriendo a los opuestos que nos vieron nacer, creamos el concepto “a barra y mantel”. Nos dividimos en dos. El nuevo espacio vanguardista en diseño, de líneas minimalistas, acoge una barra cosmopolita, adaptada a la nueva cocina de mercado donde revisamos nuestros clásicos y los hacemos más dinámicos, divertidos y atrevidos. Se da cabida a elaboraciones internacionales que casan a la perfección con nuestros pescados y mariscos así como con nuestro cerdo ibérico y nuestra huerta. Introducimos el formato tapa.

Al mismo tiempo, nuestra sala, a mantel, recoge una cocina y un servicio más tradicional con las mismas materias primas, que conserva recetas fundamentales y platos cada vez más olvidados: kokotxas de merluza en salsa verde, bacalao pil pil o cogote de merluza a la bilbaína.

En cualquiera de los dos espacios se sentirá a gusto, respetado y mimado en nuestra casa, pues está en nuestro ADN.

Equipo de Las Meigas, restaurante en Huelva, con Eduardo Míguez la cabeza.