El cuerpo necesita grasas, son absolutamente imprescindibles para nuestra salud, pero no cualquier grasa. Lo más importante que tenemos que tener presente es qué tipos de grasas son las saludables y cómo beneficiarnos de ellas a través de la alimentación.

Las grasas o lípidos tienen funciones importantes para nuestro organismo como la de ser los depósitos de energía para momentos de necesidad, precursoras de la síntesis de algunas vitaminas y hormonas o el transporte de vitaminas liposolubles en el intestino. Se pueden dividir en:

Grasas saturadas, aquellas que encontramos principalmente en los alimentos de origen animal. Según algunos estudios, su ingesta excesiva está relacionada por ejemplo con la obesidad, con tumores en distintos órganos o con ciertos trastornos psicológicos. Hay que tomarlas con moderación. Aunque hay que especificar que no todos los alimentos que la contienen sean descartables, por ejemplo el huevo, alimento cuyo consumo sí es recomendable.

Grasas insaturadas, son las llamadas “grasas buenas”. En su mayoría proceden de alimentos vegetales. Dentro de este grupo están las monoinsaturadas y las poliinsaturadas (divididos en Omega 3 y Omega 6, conocidos como ácidos grasos esenciales). Las grasas insaturadas ayudan a reducir el llamado “colesterol malo” y aumentan el “bueno”.

Por otra parte, en el “lado oscuro” se encuentran las grasas trans, utilizadas por las industria alimentaria y que se obtienen de la transformación de aceites líquidos en grasas sólidas (proceso de hidrogenación). Se encuentran en la bollería industrial, fritos industriales y en gran variedad de productos procesados. Son muy peligrosas para la salud, ya que incrementan el riesgo de diabetes, saturan el hígado, ponen en peligro la salud cardiovascular y están relacionadas con distintos tipos de cáncer. Hay que evitarlas por completo.

¿Dónde podemos encontrar las grasas saludables?

Hay gran variedad de alimentos de origen vegetal donde las podemos encontrar, por ejemplo en el aceite de oliva (mejor virgen extra), en los frutos secos, en el aguacate, coles, espinacas… En cuanto a alimentos de origen animal lo contienen especialmente los pescados azules (túnidos, sardina, caballa, salmón…).

Son muchas y variadas las recetas que podemos hacer con estos alimentos, ya sean por separado o juntos. Tu paladar y tu salud te lo agradecerán.

En Las Meigas te invitamos a comer sano y puedes optar desde el sashimi de ventresca (100% atún rojo) hasta la caballa o la tosta de sardina marinada, entre muchos platos sugeridos.

Gracias por la lectura!